Me llamo Andrea

Siento gratitud conectando con mi propósito de vida. El de volver a mi interior, a mi centro, a mi naturaleza.

Viví muchos años saturada de estímulos vacíos, con pensamientos incómodos y a la defensiva con los demás. Ese estado de lucha, me llevó a estar intoxicada de estrés. Mi cuerpo me lo comunicaba y no lo escuchaba, distrayéndome con situaciones que no eran mías.

Ser consciente que si quería sentirme bien conmigo misma, nadie podría hacerlo por mí. Hacerme responsable con compasión y con fluidez, es lo que me ha llevado a observar poco a poco, que ese algo, es la gratitud de vivir la simplicidad de la vida, de vivir en presencia.

Acercarme a la naturaleza fértil, valorar los alimentos vivos que ella nos brinda y conectar con mi interior, es el camino que decidí elegir. Un camino de calma, de serenidad y aceptación. Un camino en donde prevalece lo simple.

Abrazar el camino del aprendizaje continuo, me invita a expandir contigo la belleza de vivir, y si así lo deseas, me acompañes para conectar con nuestra autenticidad, descubriendo tu propósito, lo que encienda tu alma y tu camino a una vida simple y saludable.